Popayán Adormilada. Nuevos Departamentos. Por Leandro Solarte Nates


Compartir: Fecha: 01/08/2017

Con la fotografía de domingueras calles solitarias y oficinas y cafeterías cerradas que acompaña al irónico artículo: “Quilichao debería se capital del Cauca”, entiendo el propósito despertador que Marco Antonio Valencia, intenta irradiar en los lectores de El Nuevo Liberal y en su embalsamada clase dirigente, sobre lo adormilada realidad que vive la otrora influyente capital del Gran Cauca.

 Hoy narcotizada por borrosos recuerdos de su gloria, resumida en la imponente arquitectura colonial de su atropellado centro histórico y en la máxima, que no sé quién expresó: “Popayán fue grande cuando era chiquita”. 

Lo cierto es que administrativamente Popayán está empantanada por las consecuencias de la investigación abierta por supuestas irregularidades denunciadas contra varios funcionarios de la Alcaldía y su titular Cesar Gómez Castro, y que deberá dirimir la justicia. Al posesionarse el actual gobierno, propuso iniciativas novedosas para salir de la pachorra reinante mediante la actualización  del Plan de Ordenamiento Territorial, apertura de nuevas vías, intervención de sectores traumatizados como los de las galerías Bolívar y Esmeralda y el control a las urbanizaciones y condominios piratas que proliferan en los sectores urbano y rural del municipio. 

Con la corta visión de alcaldes que la han gobernado, “Popayán ha tenido más territorio que Nación” parafraseando lo expresado sobre la situación del Estado colombiano, sin presencia efectiva en vastos territorios dominados por guerrillas, paramilitares y las tales bandas criminales. 

Y ha tenido más territorio que Nación, porque no han podido integrar las áreas urbanas, sus comunas, barrios, sectores productivos, educativos, el sector de la salud, del turismo, el comercio, la cultura, etc. en un proyecto común que una a los habitantes de los sectores urbano y rural y también a las autoridades y ciudadanos de municipios vecinos, con los que se pueden mancomunar para potenciar sus recursos alrededor de la Ciudad Región o esbozo de área metropolitana, en que debe pensar su clase dirigente acostumbrada a manejar pobreza y la escasa nómina clientelar y los recursos públicos con sus contratos.