La ciudad se cae a pedazos. - Carlos Mauricio Muñoz


Space

Los seguidores del Alcalde de Popayán convocan una marcha para el próximo sábado como una expresión de apoyo a su maltrecha gestión. 


Esta manifestación estaría justificada si los líos del alcalde fueran políticos, pero son estrictamente judiciales y están relacionados con delitos asociados a la corrupción.

 Una gran parte de las personas que saldrán a marchar –seguramente no todas-, lo harán obligadas por haber recibido alguna migaja del mandatario local, un contrato efímero, la promesa de un empleo fugaz. 

Gritarán arengas mientras la ciudad se cae a pedazos. Los manifestantes, como Esaú en la escrituras, pretenderán vender el futuro de Popayán a cambio de un plato de lentejas. Este episodio me recuerda al dramaturgo Arthur Miller quien decía: "Colgadlos bien alto sobre el pueblo! Quien llore por éstos, llora por la corrupción."