! Procesión manzana de la discordia en Semana Santa !


Space

Y mientras tanto en Popayán, el debate se centra en estos momentos, por saber si se permite la salida o no de la procesión del lunes santo, la cual históricamente fue suspendida hace más de 100 años y era parte de la tradición religiosa, al parecer y de acuerdo a investigaciones desde el inicio de esta desfile sacro.

Es casi que impensable que en la ciudad blanca, en donde el conservatismo de sus tradiciones y bajo las cuales por años se alcanzó la cohesión de una sociedad,  marcada por sus profundas diferencias sociales, en un acto religioso y de fe en donde todos concurren bajo diferentes roles como síndicos, cargueros, regidores, moqueros, etc, terminara enfrentada por el querer de unos cuantos semana santeros, que decidieron dar vida de nuevo a una procesión de la cual ya nadie queda con vida como para que de fe de como transcurría, ya que no existen registros fotográficos, ni mucho menos video gráficos, con los que se acreditara como se adelantaba en su momento y en el día lunes santo.

Como es obvio, la suspensión de esta procesión en particular, se fue quedando en el anaquel del olvido y fue gradualmente reemplazada por actividades complementarias, las cuales son orientadas por el Señor Arzobispo de la ciudad. Y claro está, ya ha transcurrido una centuria de ello, así que estos actos ya son otro complemento de la semana santa y pasan en estos momentos a ser enfrentados por lo que algún día fue y hoy ya no lo es. En esta disyuntiva intervienen bloques de poder locales, como La Junta Permanente Prosemana Santa, El Arzobispo de la ciudad, el Alcalde Municipal y la nueva Junta que impulsa el renovado y recobrado evento, que por cierto ha implicado una millonaria suma en su inversión de construcción de los 19 pasos que harían su recorrido por el centro histórico.

Interpretando lo que está aconteciendo, la recomendación a estas partes, sería que se centren en un dialogo de concertación, para evaluar la reincorporación de un acto de fe que ha estado en stand by hace más de un siglo y que puede ser una oportunidad para re-oxigenar lo que es muy ajustado al tema en razón del tiempo, ósea una semana toda ella santa (domingo a sábado), ósea que para nada sería sano, en aras de respetar la imagen que se ha construido a nacional e internacional del magno acto religioso, en que se tranzarán en una discusión que puede terminar en hechos no muy bien apreciados por la comunidad nacional y mundial.

Porque lo cierto es, que para poder desfilar los pasos de esta procesión por las calles céntricas de la Jerusalén de América, esta debe contar con el beneplácito del Arzobispo y la Junta Permanente Pro-semana Santa y claro está con el permiso respectivo de la máxima autoridad local como lo es el Alcalde Municipal de Popayán.

Ojala que la salida a esta incómoda situación, sea la más pertinente para el bien de la ciudad y de sus tradiciones, porque son muchas las otras problemáticas que demanda Popayán para que sean solucionadas en el corto y mediano plazo, como el caso del aseo, la movilidad, la seguridad, el estado de las vías, entre otras tantas que agobian la ciudad.

En conclusión, esto esta como para alquilar balcón y como para decir, ¡LO QUE ANTES LOS UNÍA, HOY LOS DESUNE!

Profesor Javier Solarte Camayo.